Lactancia

Sacarte Leche: Lo que debes saber

Publicado por BabyCuy


Si regresas al trabajo o almacenas la leche materna para alguien que cuide a tu bebé, o quieres que tu pareja comparta la experiencia de alimentación o si tu bebé no pueda amamantar debido a un problema médico o de desarrollo, el proceso de extracción puede parecer desalentador al principio. ¿Cuando debes empezar?

¿Cómo lo haces? ¿Cuándo y por cuánto tiempo?

Permítenos interrumpir esas preguntas que te están atacando como un remolino para decir esto: una vez que te familiarices con la sacada de leche, es una forma relativamente fácil de darle a tu bebé leche materna.

¡Ahora vamos a esas preguntas!

¿Cuándo empiezo a sacarme?

Muchos expertos recomiendan esperar unas semanas después de que nazca tu bebé, para que tu cuerpo tenga tiempo para regular la producción de leche. En algunos casos, el sacarte leche antes puede resultar en un exceso de flujo de leche materna, lo que puede ocasionar problemas como la congestión y la incomodidad para tu bebé.

Sin embargo, existen razones para comenzar a bombear de inmediato, como no poder amamantar a tu bebé debido a un problema médico o de desarrollo.

Si planeas regresar al trabajo luego unos meses del parto, comienza a construir tu inventario de leche materna extraída aproximadamente 2-3 semanas antes.

Cuando se trata de la alimentación con biberón a un bebé que está amamantando, una regla general es introducir un biberón diario tan pronto como tu bebé haya agarrado el truco de amamantar (alrededor de 4 semanas, aunque varía de un bebé a otro). Aunque muchos bebés son campeones al cambiar de pecho a biberón, algunos pueden rechazar un biberón si espera demasiado para introducirlo.

¿Cómo uso el extractor?

La forma en que utilizas el extractor depende del tipo que tengas, por lo que las instrucciones del fabricante son tu primer paso. Aparte de la mecánica, hay algunas cosas generales a tener en cuenta:

  • Dejar que baje. Al igual que tu bebé necesita succionar durante varios segundos antes de que la leche comience a fluir, tendrás que esperar a que la leche "baje" cuando estás sacándote.
  • Limpieza. Siempre sácate con las manos limpias y limpia las piezas del extractor. Tan pronto como hayas terminado, lava las piezas del extractor de acuerdo con las instrucciones del fabricante.
  • Tamaño correcto de la copa. Las copas son las piezas con forma de embudo que se colocan sobre el pezón y crean succión. Para un sacarte leche efectivamente, es importante ver un poco de espacio entre el pezón y el borde de la copa.
  • El estado de ánimo adecuado. El estrés puede disminuir el flujo de la leche materna, así que trata de relajarte lo más posible. ¡Si estás sacándote en el trabajo, puede ser más fácil decirlo que hacerlo! Lo bueno, y sorprendente, tu cuerpo tiene un mecanismo incorporado para alentar a que la leche fluya: sentimientos cálidos y de amor al mirar a tu precioso bebé. La forma más fácil de recrear esto para que la leche fluya es cerrar los ojos y pensar en tu bebé. Algunas mamás prefieren usar el smartphone como una herramienta de ayuda y ver photos o videos de su bebé.
¿Cuándo sacarte leche?

Cuándo te saques depende de por qué te estás sacando:

Para construir un inventario de leche materna y tenerla almacenada durante la lactancia:
Sácate entre las tomas dos veces o varias veces al día, dependiendo de la cantidad de leche que deseas almacenar. Intenta sacarte más cerca del final de una sesión de amamantar en lugar del comienzo de una nueva sesión; Esto le da a tus pechos el tiempo de llenarse nuevamente antes de la siguiente alimentación. Es posible que notes que extrae más leche después de las comidas de la mañana, porque el cuerpo produce naturalmente más leche al principio del día.
Si tu bebé se llena con un pecho por amamantada, puedes sacarte del otro pecho mientras está amamantando.
Considera usar un sostén de sacarte leche con manos libres que sostenga las copas del extractor. Puedes sentirte incómoda la primera vez que te sacas leche y y haces otra cosa como preparar el almuerzo al mismo tiempo, pero una vez que te familiarizas con él, un sostén de manos libres es innegablemente eficiente.

Para sacarte en el trabajo:
Intenta sacarte alrededor de las mismas veces que tu bebé toma biberones mientras no estás con él. Esto mantendrá tu producción de leche al día con sus necesidades.
Algunas mamás trabajadoras usan los extractores portátiles y silenciosos que le permiten sacarse y, por ejemplo, estar en una llamada de trabajo al mismo tiempo. Si la privacidad lo permite, un sujetador de sacarte leche de manos libres también puede ser útil en el trabajo, permitiéndote sacarte y usar tus manos al mismo tiempo.

Sacarte exclusivamente:
Si necesitas sacarte leche exclusivamente porque tu bebé no puede amamantar, necesitarás bombear aproximadamente cada 2-3 horas. Es importante establecer tu inventario de leche y mantenerlo, por lo que puedes consultar a una asesora de lactancia para que le ayude a establecer una rutina de sacarte leche.

¿Cuánto tiempo uso el extractor?
Los expertos recomiendan sacarte hasta vaciar el pecho. En promedio, esto toma entre 10 y 15 minutos por pecho si usas un extractor eléctrico personal, pero puede variar de una mamá a otra. Si estás tratando de aumentar tu producción de leche, sácate durante aproximadamente 5 minutos después de la última gota.

¿Cuánta leche debo estar extrayendo?
Esto varía de mamá a mamá. Algunas mujeres producen naturalmente más leche y pueden sacarse varias onzas a la vez, mientras que otras extraen solo unas pocas. Las cantidades de sacarte leche también dependen de tu situación: si te sacas entre sesiones de amamantar, puedes obtener una cantidad menor que si te sacar en el trabajo.
Regresar